Salud trabajar menos para producir mas

Salud trabajar menos para producir mas

Salud trabajar menos para producir mas | Los problemas de los locos por el trabajo son variados.

ame2204 medellin colombia 25 05 2020 un hombre trabaja en el coworking del centro comercial oviedo este lunes en medellin colombia en medio de la cuarentena nacional obligatoria que regira hasta el proximo 31 de mayo tres centros comerciales de medellin abrieron sus puertas al publico como parte de una prueba piloto para reactivar el comercio efe luis eduardo noriega a

Salud trabajar menos para producir mas

En general, son gente que entra demasiado rápido en faena, lo que con frecuencia significa invertir horas en una mala idea, obtener resultados subóptimos o a un coste mayor. Trabajar mucho también puede ser perder mucho el tiempo.

La locura por el trabajo es fácil de detectar, pero difícil de corregir. Si se ha llegado a ese punto, es porque muchas cosas fallan, roles mal definidos, falta de personal, trabajo oculto, etc.

TE PUEDE INTERESAR: Ayolas hablemos de salud

El directivo, con frecuencia, prefiere dejarlo correr que solucionarlo e incurre entonces en lo que se llama ‘management debt’, es decir, una decisión no tomada se convierte en una deuda no pagada cuyos intereses inevitablemente crecen hasta terminar siendo impagables.

Probablemente, los seres humanos necesitamos trabajar, de algún modo disfrutamos haciendo tareas y recogiendo frutos, pero eso no significa forzosamente trabajar más horas.

En muchos casos, lo más productivo es dejar de trabajar y pararse a pensar, lo que curiosamente es más difícil y meritorio que seguir agachando el lomo.

La persistencia es otra de las cualidades admiradas por los ‘workaholics’, pero es un arma de doble filo. No siempre la solución a todo es echar más horas, agachar la cabeza y seguir intentándolo.

En tareas complejas, raramente la solución es insistir, sino pararse a pensar, hablar con terceros que tengan visiones distintas o desconectar y hacer algo tan poco profesional como dar un paseo.

Cuando el coste de la tarea acaba siendo mayor que el beneficio del resultado, estamos confundiendo persistencia con pura cabezonería.

¿Acaso una persona con una agenda desbordada por reuniones continuas, llamadas a deshoras y que acaba el día agotada puede pensar con claridad? Tampoco hay que pasar por alto la gran cantidad de responsables que

aseguran dejarse la piel, pero en realidad padecen de una desorganización crónica que les impide planificar nada, ni aquellos que no trabajan la mitad de lo que dicen trabajar y tratan de dar ejemplo con ‘e-mails’ a deshoras.

Por Eduardo Manchón

Entradas relacionadas

Deja un comentario