Madre de niña abusada en templo: ‘El pastor me dijo fuera satanás, me agredió’

La madre de la niña que fue manoseada en el Centro Familiar de Adoración (CFA) de Zeballos Cué, denunció que cuando contó el caso a los encargados de la congregación, estos la trataron de una “enviada del demonio” y la agredieron físicamente. Sostuvo que los demás religiosos (incluso aquellos que eran muy cercanos a ella), tras conocerse este caso, le dieron la espalda.

06156 captura de pantalla 2017 05 27 a la2528s2529 11.54.49 a.m. destacado destacado
Este es el sitio donde se habría registrado el manoseo a una menor de 3 años.

La ciudadana, en charla con HOY, refirió que momentos difíciles está pasando a causa del manoseo que sufrió su pequeña de tan solo tres años, quien “está muy decaída”, según dijo. La víctima recibirá tratamiento psicológico en los siguientes días.

Contó además que al principio desconocía el nombre de la sospechosa por lo que fue hasta el centro religioso para conseguir la información. “Después de terminar el culto esperé y la pastora y el pastor Lucio (Soto) me llamaron para ir a orar. Luego, cuando les pregunté por el nombre de la encargada -porque en la comisaría me pidieron cuando hice mi denuncia- el pastor me dijo que yo era una enviada del demonio, que era hija del diablo, ‘sierva del demonio que venía de otro campo a destruir nuestro templo’. Me decía ‘fuera, satanás’. Me jugó todo, hasta me quiso ahorcar para sacarme la denuncia cuando le mostré”, dijo.

Indicó que ante esta llamativa actuación de sus líderes, les pidió que encubran la situación y que “tarde o temprano el caso iba a salir a luz”. “Desde el principio ellos no quisieron admitir. Ellos decían que era infamia”, acotó. Finalmente, la mujer en esa oportunidad decidió retirarse del lugar.

La madre contó que hace dos años estaba en la congregación y que es la primera vez que ocurrió (o al menos tuvo conocimiento de) una situación de esa índole. “Yo le dejaba con toda confianza a mi hija en la Iglesia, nunca pensé que iba a pasar lo que sucedió”, dijo.

Ahora, la mujer y su hija están completamente alejadas de la Iglesia CFA. “Ellos me dieron la espalda, incluso aquellas personas que eran más buenas con nosotros. No quiero saber nada de ellos tampoco luego de lo que pasó”, comentó la mujer.

Por otra parte, resaltó el trabajo que lleva adelante el fiscal Víctor Maldonado, a quien “de todo corazón” agradeció.

Por este caso fue detenida Sandra Solís, quien se encargaba de los menores mientras sus padres participaban del culto. Cariñosamente los pequeños la llamaban “tía”. Esta sería la supuesta responsable del manoseo que se registró el pasado 20 de mayo.

La niña de tres años confesó en la Cámara Gesell que le habían tocado sus partes íntimas, y los estudios médicos también confirmaron que el hecho ocurrió.

El fiscal encargado de este caso tuvo que intimar a los responsables de la iglesia evangélica para que pasen la nómina de voluntarias del sitio de modo a llegar hasta la autora.

Entradas relacionadas

Deja un comentario