La madre de la niña que sufrió acoso en una filial del CFA de Zeballos Cué precisó que es de escasos recursos, que incluso perdió su trabajo a causa del abuso y que necesita el apoyo de algún defensor para que se haga justicia en este caso.

En contacto telefónico con la 650 AM, la madre de la niña abusada comentó que está más que confirmado que su hija sufrió el manoseo en el interior de la sede de la congregación religiosa. “En el momento que yo me percaté lo que le pasó, inmediatamente recurrí al centro de salud y Fiscalía”, contó.
f41cb f620x350 7236 38254 0

En cuanto a las declaraciones de los que están al frente de la institución, dijo que es evidente que se pretende ocultar lo sucedido. “Los pastores le cubrieron totalmente a esta señora, son sus cómplices porque ni su nombre quisieron dar al principio”, dijo con relación a la identidad de Sandra Solís, quien sería la responsable.

La ciudadana contó que el fiscal Víctor Maldonado incluso tuvo que intimar a los pastores, porque al principio no querían dar a conocer la nómina de voluntarios. Posterior a este pedido del Ministerio Público, al día siguiente, la mujer se presentó con sus abogados.

La denunciante relató que fue con su hija hasta la sede fiscal donde estaba la detenida. “Cuando entramos ella (sospechosa) le dijo: ‘Hola, (mencionó el nombre de la menor), aquí está la tía’. Cuando le vio, mi nenita se escondió detrás de mí. Ahí mi hija le señaló y comenzó a decir: ‘Esa es la tía que me hizo naná’ y lloró amargamente. Yo le tuve que sacar apresuradamente a mi nenita de ese lugar”, contó.

En otro momento, la madre señaló que el fiscal le solicitó que presente querella en este caso; sin embargo, manifestó que no posee defensor, por lo que solicitó ayuda a alguno que quiera hacer justicia en este caso.

Fuente: La Nación

Entradas relacionadas

Deja un comentario