El vídeo de un doble atropello mortal ante el que nadie reacciona causa conmoción

La atropellan una vez, y luego otra. Los transeúntes y los conductores que presencian la escena ni se inmutan. Nadie acude a socorrer a la víctima.
Al principio cuesta entender lo que está pasando. Las imágenes de una cámara de seguridad muestran a una mujer que camina por un paso de cebra. No parece prestar atención a los coches que pasan. Tras un par de segundos, la extrañeza se multiplica al ver que la mujer se detiene en mitad de la calzada y baja la cabeza, acercando su barbilla al pecho. Se diría que tiene los ojos cerrados. Se diría, también, que estuviera esperando al impacto. Y el impacto llega.e0803 000 21
Un primer vehículo que parece un taxi la arrolla. La mujer queda tendida en el asfalto en perpendicular al sentido del tráfico. El coche implicado en el atropello sigue su camino como si nada. Las personas que han sido testigos del incidente esperan a ambos lados de la calle sin inmutarse, como si nada malo hubiera pasado.

A partir de ahí empiezan a contar los 55 segundos más incómodos que vas a ver en mucho tiempo.

La mujer permanece tendida en mitad del asfalto, completamente inmóvil. Ninguno de los transeúntes presentes en la escena hace ningún gesto extraño. Nadie intenta acercarse a la víctima y nadie hace nada para el tráfico.

Decenas de coches pasan a su lado, e incluso la esquivan, sin hacer ademán de pararse. El semáforo se pone rojo para los vehículos y varias personas cruzan por el mismo paso de cebra que usó la accidentada, caminan junto al cuerpo de la atropellada con total indiferencia, casi sin mirarla.

El semáforo se abre y vuelven los coches. La mujer levanta la cabeza durante un instante mínimo, pero su tronco permanece siempre inmóvil, pegado al asfalto. Nadie hace ningún esfuerzo por ir a socorrerla. Tras varios segundos, un todoterreno gris la arrolla de nuevo. Pasa por encima de ella. Las ruedas revientan su cuerpo.

El vídeo, subido a internet el pasado miércoles, ha sido visto más de 30 millones de veces. En la red social Weibo, el Twitter oriental, el post original ha sido compartido más de 70.000 veces y ha generado cerca de 90.000 comentarios. Y todo el mundo se hace las mismas preguntas:

¿Cómo puede ser que ninguna de las personas presentes ese día en ese rincón de China se inmute ante una escena semejante?

¿Qué está pasando para que una sociedad reaccione con esa brutal indiferencia y frialdad ante la desgracia, el dolor o el peligro ajeno?

Entradas relacionadas

Deja un comentario